Cartografía de la literatura Rusa: Cáucaso

La historia de la literatura rusa, sobre todo la del siglo XIX, encuentra en el Cáucaso un vértice importante que ha dado luz a los escritores que han pasado parte de su vida entre esos paisajes de montaña y que con sus propios recursos, percepciones y vivencias escribieron parte de la inspiración que nutrió a las letras rusas en tiempos de los zares. Dos de los escritores rusos más reconocidos quedaron fascinados por la incomparable belleza del lugar cuyo influjo inspiró a Alexander Pushkin para escribir El Prisionero del Cáucaso y Viaje al Erzerum mientras viajó por el sur del Imperio. Las primeras obras del conde Lev Tolstói nacieron cuando él ofreció voluntariamente a prestar un servicio militar y fue en ese periplo donde el joven Tolstói creó tres historias: Los Cosacos, El prisionero del Caucaso y años más tarde Hagji Murat.

    Es fascinante imaginar que la literatura rusa del siglo XIX, en su historia, ligada a circunstancias políticas y sociales de la época, exploró los lugares más recónditos del Imperio para establecer una estrecha relación entre letras y condición humana. Al leer El Prisionero del Cáucaso la primera impresión es de un largo poema de estilo romántico. A primera vista es una historia de aventuras con descripciones de famosos paisajes de montañas, los habitantes son héroes a caballo, las mujeres de singular belleza y vestimenta colorida ocupan un lugar importante en la obra. Llama la atención el epilogo donde Pushkin anuncia que los rusos deben conquistar el Cáucaso y poner fin a la vida libre de los habitantes. Este epilogo patriota se explica al mostrarse a un Pushkin exiliado con censura a su obra y es la manera en que busca poner fin a su destierro.

     Es en el destierro, en el sur de Rusia, cuando el poeta transforma hechos de vida en su obra:

                                 Renegado del mundo, amante de la naturaleza,

                                 abandonó la tierra de la niñez;

                                 se va atierra extranjeras,

                                 con el fantasma alegre de la libertad.

     En otra obra, Pushkin, aborda a Armenia en el famoso Viaje al Erzerum durante la campaña de 1829. Es en esta prosa donde el poeta celebra la libertad, hospitalidad y el valor del pueblo armenio y con el que nunca se había encontrado en sus aventuras de viaje. Viaje al Erzerum además de dar la historia de la promoción de las tropas rusas en territorio enemigo –Turquía-, relata en pocas líneas y con un sutil sentido del humor a la tierra antigua, costumbres y cualidades.

     A diferencia de Pushkin, Tolstói fue al Cáucaso voluntariamente, el joven conde había acumulado considerables deudas de juego en Moscú. La adicción al juego fue un problema característico de la aristocracia rusa. Con el fin de escapar de los problemas, Lev decidió unirse a las tropas de su hermano Nicolás que fue enviado al Cáucaso. Tolstói se alojó en un pequeño pueblo cosaco por poco más de dos años. Este periodo resultó de influencia para sus futuros escritos, las experiencias de guerra descritas en Guerra y Paz y en varias historias más como los Cosacos, llamada así como la primera obra maestra de Tolstói y en la que inicia una línea distintiva que años después lo situará como el escritor que pintó el alma rusa, irónicamente se utiliza para pagar deudas de juego.

    Al final de su vida, entre 1896 y 1904, Tolstói escribió Hagji Murad. Es el tiempo en que sus escritos mostraban más el sentido religioso y pacifista. La historia regresa al origen del joven conde en la que describe una historia creada en la Europa de 1851, Hagji Murad, el líder rebelde checheno como un reflejo del pueblo ruso, es una historia de guerra a la que se ha comparado como la versión pequeña de Guerra y Paz y cuya atmosfera narrada de la forma magistral de Tolstói se desarrolla el año en que él llegó por vez primera al Cáucaso.

      Una muestra de amor a la naturaleza forma parte de la obra de Pushkin y de Tolstói porque quedaron rendidos ante la grandeza de esa tierra.

ImprimirCorreo electrónico