Trump, nuevo presidente de Estados Unidos

“…El impacto que han tenido los migrantes en términos de crimen ha sido trágico. Recientemente, se acusó a un inmigrante ilegal mexicano de irrumpir en la casa de una mujer de 64 años, triturar su cráneo y las cuencas de sus ojos con un martillo, violarla y matarla”. Frase de periódico de nota roja, cortesía de la página de oficial en Donald Trump. Hay más, amenazas los mexicanos con subir el precio de las visas, incluso llegar a cancelarlas, impedir a los trabajadores indocumentados enviar remesas, poner fin a la ciudadanía por nacimiento para los hijos de inmigrantes ilegales. Todo si el gobierno de México se rehúsa a pagar por el muro.

     En vano busco respuestas en las lecturas de ciencia política, no las veo. En las palabras de algún compatriota idealista, menos. En el cinismo de los columnistas, no están. Tampoco en el vídeo de Jorge Castañeda o la indignación de las redes sociales. Supongo que pensar que el mundo se ha vuelto loco es ingenuo; ha habido miles de líderes peores que Trump. Normalizarlo tampoco tiene sentido, es el presidente de Estados Unidos y es difícil recordar algún presidente que no se esforzara un poco por tratar de esconder sus barbaridades. Así, con tristeza y resignación me quedo con la respuesta que da el autor de El hombre sin atributos, Robert Musil: “La sociedad produce biblias y armas, tuberculosos y tuberculina. Es democrática con reyes y nobleza, construye iglesias y contra ellas, nuevas universidades, transforma los conventos en cuarteles, pero los dota de capellanes castrenses”. Y así gira la rueda…

María Guillén Garza Ramos

 

 

Toda la gente está en la calle, vitoreando y celebrando la victoria de su héroe. Los sombreros más comprados tienen forma de peluquín, el peinado de moda: el tupé, el programa más visto: Miss Universe. En el Congreso se sirve Mc. Donalds y para entrar todos tienen que tocar la tro(u)mpeta, ya están iniciando los preparativos para pintar la White House de rosa, y ahora los soldados usarán bikinis con estampados de la bandera estadounidense… los más guapos saldrán en el nuevo reality show: Hunting Mexicans, por cada casería una medalla de valentía. Todas las esperanzas del resplandor yankee restan sobre Don Donald. A partir de hoy inicia el embargo a México, se dice que lo que más molesta a Trump no es la negativa mexicana de pagar por la muralla, sino el tupido y bien formado copete de Enrique Peña Nieto, el cual le causa enorme envidia. Se rumora que Fidel Castro y Nicolás Maduro ya se reúnen en Los Pinos para discutir el futuro de la región ante el nacionalismo xenófobo que emana a cántaros la sociedad norteamericana, la nueva alianza se da a conocer como “Los Aliados”. Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, “Las potencias del eje”, se declaran en contra de la inmigración, las minorías nacionales y advierten su disposición a erradicar estos grupos. Se ve a lo lejos la sombra de una esvástica que se posa sobre el despacho oval.

Alejandro Porcel Arraut

ImprimirCorreo electrónico