Fraudes generosos y fanáticos descarriados

Circulan por ahí, estridentes, ruidosas y, a veces, ciegas, diversas críticas sobre el proceso electoral. Leer a los tuiteros es una vivencia peculiar; de las risas al llanto en un par de clicks: conviven, en 140 caracteres, mesurados y extremistas, fanáticos y escépticos, los del fraude y los de la validez. Lo cierto es que la coyuntura no está, ni por error, conclusa. Puede haber certidumbre en ciertos aspectos, pero lo de a de veras, de lo que México sigue hablando, la elección presidencial, tiene todavía dudas por aclarar. Trataré, con la debida mesura, de aproximarme al trasfondo de la jornada del pasado primero de julio.

Continuar leyendo